: Escapada descenso del Sella

Ya por fin llegó el verano, empieza el calor y la gente va pidiendo agua y más agua.

La mejor opción que se puede ofrecer como escapada rural en Asturias es la escapada Descenso del Sella. No hacen falta muchos días, en teoría con una noche de alojamiento en la zona de Cangas de Onís ó Arriondas ya podemos disfrutar de la mejor actividad de turismo activo en Asturias. Aunque en nuestra opinión, lo mejor es poder disfrutar un par de días y así disfrutar del ambiente festivo y veraniego de esta región de Asturias.

Escapada Descenso del Sella:

Vamos a escoger la opción con 2 noches de alojamiento rural y el descenso del Sella.

Llegamos el primer día al alojamiento, por ejemplo un viernes, nos instalamos y nos vamos a tomar unas sidras por Cangas de Onís. Las calles tienen vida y las terrazas están a tope, así que conviene no dormirse demasiado y salir temprano del hotel.

En Cangas de Onís tenemos infinidad de sidrerías, como por ejemplo: El Polesu, La Sifonería, El Campanu… Después de probar la sidra en un par de sitios es hora de ir buscando donde vamos a cenar. Si queremos ir de tapas podemos seguir en las mismas sidrerías que siempre tienen un gran surtido de productos locales como quesos, embutidos y tapas en general. No conviene quemar todas las naves el viernes, todavía nos queda el sábado y este va a empezar con energía.

El descenso del Sella en canoa:

A las 10:30 de la mañana estamos en la oficina de Frontera Verde en Arriondas dispuestos a empezar el descenso del Sella en canoa los primeros del río. En la oficina nos apuntamos y después de cambiarnos de ropa y ponernos el bañador, camiseta y chanclas nos dan el resto del material (chalecos salvavidas y bidón estanco) como estamos en verano ya no hace falta traje de neopreno.

Tras un breve cursillo sobre el manejo de la canoa por el Sella empezamos la aventura y vamos bajando con nuestra canoa. El principio del descenso del Sella es un poco de caótico, todo el mundo empieza a la vez y nos chocamos continuamente con el resto de canoas, pero tras un par de kilómetros vamos pillando el tranquillo. De repente…. empezamos a escuchar una música que sale de los arboles, la gente empieza a ponerse nerviosa y nadie sabe lo que pasa. Acabamos de llegar al primer chiringuito del Sella. El ambiente aquí es increíble y todo el mundo se para con las canoas para tomar unas sidras y reagruparse. Conviene no pasarse con la sidra, no debemos olvidar que se trata de una actividad de turismo activo en el agua y conlleva ciertos riesgos.

El resto del descenso se hace más liviano después de esta parada técnica y ya nos encaminamos a toda velocidad a lo largo del río Sella con nuestra canoa de Frontera Verde. Cuando llegamos al tercer puente encontramos el segundo chiringuito del Sella y sabemos por las explicaciones de los monitores que estamos a mitad de camino. Decidimos que es un buen sitio para parar a comer.

Seguimos después de descansar un rato y ya nos queda apenas una hora para llegar. Empezamos a ver carteles de llegada hasta que vemos el cartel de Frontera Verde en el Sella. Paramos con nuestra canoa, cansados pero contentos de haber llegado y completado los 14 km. Los que no se pusieron crema están un poco tostados. Esperamos un poco y finalmente llega la furgoneta de Frontera Verde que nos traslada de regreso a sus oficinas en Arriondas, donde tenemos duchas y vestuarios para cambiarnos.

Por la tarde/noche, volvemos a salir un poco, ya estamos más tranquilos porque sabemos que hemos hecho el descenso del Sella en canoa y al día siguiente no tenemos que madrugar, así que esta vez salimos con todos los cañones cargados.

Cenar en Cangas de Onís

Empezamos la noche donde la habíamos terminado el día anterior, en las sidrerías. Pero esta vez vamos a buscar un buen sitio para cenar. La oferta es amplia y los platos contundentes, por un lado tenemos la parrilla La Roca, especializada en carnes a la brasa, por otro tenemos el restaurante el Campanu, especializado en pescados traídos directamente del puerto de Ribadesella. Pero finalmente, nos vamos a decantar por algo más tradicional y moderno a la vez, del que nos han hablado maravillas: El Molín de la Pedrera, con los hermanos Ardines al frente.

Decidimos dejarnos llevar por estos simpáticos hermanos y nos parece bien que nos traigan la cena en plan sorpresa con lo que nos pongan y la verdad es que hemos quedado como unos señores, después de una larga sobremesa comentando la jugada del Sella nos vamos a dar una vuelta por Cangas de Onís hasta altas horas de la mañana.

Al día siguiente y después del desayuno, nos vamos a dar una vuelta por el mercado de Cangas, con un gran ambiente y lleno de gente.

Ha sido una escapada increí

Canoas por el rio Sella, Asturias.

Parada durante el descenso del sella en canoa

ble a Asturias y la nos faltarían un par de días más par poder disfrutar de todo lo que esta región tiene por ofrecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>