Accidentes en la ruta del Cares

Pese a que en todas partes se indica que la ruta del Cares es muy fácil y todo el mundo puede hacerlo, los accidentes, sucesos y rescates se repiten todos los años. La ruta del Cares no es una ruta para tomarse a la ligera y los accidentes y rescates son espectaculares, peligrosos y en ocasiones mortales.

 La falta de forma física para hacer ida y vuelta (24 km.), un equipamiento defectuoso (especialmente el calzado), golpes de calor, deshidratación o un simple despiste pueden hacer que un día de senderismo se convierta en una auténtica pesadilla.

La ruta del Cares es una ruta de alta montaña, que tiene unas zonas en muy mal estado y sobre todo, que no tiene donde dejarlo a la mitad, por lo que estamos obligados a llegar al final o darnos la vuelta y regresar.

Principales causas de accidentes en la ruta del Cares:

Entre las principales causas de accidentes en la ruta del Cares destacan los siguientes:

  • Subestimar la ruta del Cares
  • Falta de equipamiento
  • Forma física
  • Deshidratación y golpes de calor
  • Caídas de piedras
 Los accidentes en la ruta del Cares no ocurren por una sola causa, sino por la combinación de varias de ellas. Por ejemplo, subestimamos la ruta, nos parece muy fácil y cualquiera puede hacerla, así que vamos mal equipados (sobre todo el calzado) no llevamos suficiente agua, hacemos la ruta ida y vuelta (24 km.) y para terminar nos da un golpe de calor cuando estamos más cansados.

Recorrido de la ruta del Cares

Lo primero que tenemos que hacer para disfrutar de la ruta del Cares de forma segura, es conocer y tener toda la información sobre el recorrido de la ruta del Cares. Donde empieza, donde acaba, donde están las subidas y las bajadas, distancia y tiempos estimados. (leer articulo: Como hacer la ruta del Cares).

Es interesante llevar esta información impresa en un papel durante la ruta. Tener en cuenta que en la ruta del Cares no hay cobertura y por lo tanto no vas a poder acceder a internet o datos móviles. Además, hay que guardar la batería del móvil para cosas más importantes.

Equipo necesario para hacer la ruta del Cares:

Para poder realizar y disfrutar de la Ruta del Cares de forma segura, yo siempre recomiendo llevar el siguiente material personal:

  • Mochila pequeña
  • Agua y comida
  • Chubasquero (aunque haga sol)
  • Protección solar (aunque este nublado) gorra y crema.
  • Buen calzado deportivo.
  • Teléfonos móviles cargados y operativos.

Calzado para hacer la ruta del Cares:

Dentro del equipo necesario para hacer la ruta del Cares, hay que hacer una mención especial al calzado. El calzado es la parte de nuestro cuerpo y nuestro equipo que está en contacto directo con el suelo y las piedras en la ruta del Cares. Tiene que sujetarnos cuando lo necesitemos, tiene que ser cómodo y a ser posible que transpire, pero sobre todo, tiene que estar en buen estado, la suela tiene que tener el dibujo bien marcado y el estado del calzado tiene que ser optimo.

Hay muchos modelos y tipos de zapatillas y botas de montaña, casi uno por cada tipo de senderista. La elección tiene que ser personal, yo siempre recomiendo preguntar directamente en tu tienda de deportes habitual y probar varios modelos antes de comprar el definitivo.

Que calzado NO llevar a la ruta del Cares:

Tan importante como saber que tipo de calzado llevar a la ruta del Cares puede ser saber que calzado definitivamente no llevar. Algunos pueden parecer obvio, pero los que trabajamos en la ruta del Cares hemos visto de todo.

1- Calzado de calle (zapatos, zapatillas tipo discoteca, tacones…) podéis pensar que exagero, pero ya he visto de todo por la ruta del Cares

2- Chanclas. Aunque este tipo de calzado tiene auténticos fanáticos, capaces de hacer el camino de Santiago en chanclas en pleno invierno, en la ruta del Cares conviene llevar el pie debidamente protegido.

3- Calzado de montaña en mal estado o muy antiguo. Un clásico en la ruta del Cares es buscar en el armario para encontrar esas botas que te compráste hace 20 años y solo has usado una vez, las ves y tienen buena pinta. El problema en el calzado muy antiguo, es que el pegamento que sujeta la suela, al calentarse por el suelo y el sol que hay en la ruta del Cares, se derrite y se despega, y de repente, te encuentras en mitad de la ruta del Cares con una o las dos suelas en la mano y los piés descalzos.

¿Os a pasado algo de esto en la ruta del Cares? podéis ponerlo y compartirlo en los comentarios.

DEJE UN COMENTARIO

15 + seis =